lunes, 18 de abril de 2011

La casa de los gatos…

Campos Elíseos esquina con Tennyson.












Una de las contadas casas que aún permanecen sin alteraciones en la “Zona Hotelera” de la avenida Campos Elíseos, la casa construida por el arquitecto Eduardo Fuhrken Meneses en 1938 para la familia es un buen ejemplo de la arquitectura que tan frecuentemente se asocia con el fraccionamiento.

“El estilo barroco desarrollado por Fuhrken se aleja totalmente del patrón original importado de California. Las líneas generales de sus proyectos provienen de las casa “Spanish Eclectic” –volumetría escalonada de los exteriores, empleo de torreones y torres, balcones y pequeñas terrazas– aún cuando la suntuosidad del recubrimiento decorativo les da un carácter muy distinto”.
“El Neobarroco en la Ciudad de México”, Leonor Cortina.








La extensa fachada Sur-oriente se desarrolla en un terreno con acceso de autos por el número 263 de la calle Tennyson, aunque el acceso principal se da por Campos Elíseos; el amplio ángulo de la esquina permite un juego de volúmenes que hacen de la casa un muy buen ejemplo del estilo “californiano y/o neobarroco” de Polanco…



Gracias a ésta construcción, aún pueden ilustrarse algunas de las condiciones impuestas por los fraccionadores de Chapultepec-Polanco, que no solo asignaban el estilo de “Chalet Californiano” sino además incluían el remetimiento de cuando menos tres metros al alineamiento, el dejar áreas jardinadas al frente y la obligación de limitar el terreno con rejas que permitieran observar la estructura, además de dar continuidad al espacio de la calle. Abajo, en la fotografía oblicua (Cia. Mexicana de aerofoto) de 1945, puede verse claramente la uniformidad de las construcciones al cruce de las calles Campos Elíseos, Alejandro Dumas y Tennyson.







Eduardo Fuhrken, de origen sonorense, emigró a California y trabajo (entre 1910 y 20) construyendo “sets” en los estudios Paramount. En México su actividad constructiva es muy nutrida, no solo en Polanco, sino que incluye Las Lomas de Chapultepec, Colonia del Valle, además de Hermosillo, Ciudad Obregón y Caborca.


Arriba, el ventanal emplomado de doble altura del “Hall” y abajo una de las ventanas de la portada oriente, donde puede adivinarse un emplomado enmarcado en nutrida talla de cantera en la recámara principal, son testimonio de la nutrida variedad de elementos decorativos que hicieron de ésta arquitectura un estilo tan popular y recurrente en el México postrevolucionario y tan despreciado por los arquitectos del racional-funcionalismo.








Como parte del repertorio de elementos decorativos, es reiterado el uso de la ventana en cuadrifolio a la manera barroca, que Fuhrken seguramente tomó de la tradición Tlaxcalteca (Santuario de Ocotlán) o mejor aún de la arquitectura de Francisco Guerrero y Torres en la Capilla del Pocito de la Villa de Guadalupe.
También aparecen los roleos, aunque compactos, a la manera de lo usado en la arquitectura de Tolsá…






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada