martes, 5 de abril de 2011

San Agustín (2)


La Iglesia inconclusa dedicada a San Agustín, es vicaría fija de la congregación Agustina de México desde 1945, año hasta el que permaneció con apenas tres entre ejes y sin cubierta definitiva; entre 1946 y 49 se terminó la estructura principal de la nave (ver entrada anterior). Avenida de las Américas (ahora Horacio N° 921) entre Alfredo Musset y Avenida Rocafuerte (ahora Homero), frente al Parque de las Américas (ahora de América).




En una fotografía aérea de 1945 que complementa otra toma en la entrada anterior, puede verse el estado de la obra de San Agustín hasta ese año. Puede verse también el ya inaugurado monumento a Vicente Rocafuerte, que daba nombre a la avenida que luego se rebautizó como Homero. Es interesante hacer notar que el espacio atrial al frente del templo tiene continuidad con el parque oval del parque.






Visto desde el portón de acceso y con la perspectiva que da la doble escalinata, el espacio frente a la iglesia es de los más logrados de la ciudad, ya que a pesar de los cambios urbanos sigue recordando los grandes atrios abiertos de la tradición Agustina del S. XVI.
De hecho el espacio del parque de América, parecería ser un intento por rescatar las capillas abiertas, usando el abocinamiento de la fachada principal a manera de concha y altar (ver entrada anterior).








Al interior destaca el ábside limitado por un acentuado arco decorado con figuras de mármol negro, y el ciprés de la capilla del Señor de Santa Teresa, pero son de hacer notar los diez vitrales de autores varios, que muestran el interés renovado en el arte de la vidriera artística y son punto de transición entre los emplomados de la tradición decimonónica y reminiscencias historicistas, frente a las novedades que llegarían a mediados de siglo...













Al nor-poniente del conjunto y unido al templo gracias al deambulatorio, que complementa el acceso principal con dos entradas –oriente y poniente-, encontramos los accesos al Claustro de la Vicaría y a la Capilla de Santa Rita.


Con modificaciones al diseño de Noriega a cargo de Enrique De la Mora y Palomar, al interior de la Capilla de Santa Rita nos encontramos con un espacio de carácter mucho más fresco que el del templo principal, con aplanados rugosos, vitrales en forma de gota y un altar de líneas abstractas y recubierto de “teccelas” doradas.



Arriba, vitrales y coro de la Capilla de Santa Rita, proyecto de 1963. Abajo, exterior de la capilla, hacia la calle de Musset.





Puedes consultar más datos sobre Polanco al final de ésta página…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada