martes, 3 de mayo de 2011

Horacio 1022


Para 1942, cuando se inauguró la ampliación de Chapultepec-Polanco hacia el Norte, con la avenida de los Cedros y el “Paseo de las Américas” (ver entrada) con la colonia que oficialmente se denomina Polanco-Reforma, el estilo arquitectónico que se hizo tan popular en la zona estaba siendo destronado por el racional-funcionalismo.



Una de las últimas grandes residencias construidas en la tradición “Californiana” de Polanco fue edificada en la esquina del Paseo de las Américas (ahora Horacio) a su cruce con Lafontaine, proyecto del arquitecto Alfonso Kuri y/o Rodolfo Covarrubias (ambos nombres aparecen en los registros) y erigida en 1945.


Arriba, una fotografía tomada a final de 1945 en la que se puede ver la cabecera de manzana sobre la actual avenida Horacio (abajo a la izquierda) a su encuentro con las calles dedicadas a Pedro Calderón de la Barca y Jean de La Fontaine.
La edificación ocupaba dos terrenos con un total de 1,350 m², de los cuales 450 de un terreno colindante hacia el sur estaban dedicados a una cancha de pelota vasca (frontón).





A la izquierda la planta de conjunto de la casa, donde puede observarse la distribución general, que agrupa el conjunto construido hacia el lado norte del terreno (arriba) y permite que la orientación sur aproveche el asoleamiento del amplio jardín y frontón.



Abajo, la planta baja de la casa; responde a la tradicional distribución de las residencias de la época, aunque gracias a la amplitud del terreno permitió la construcción de una alberca y garaje en el terreno anexo hacia al sur. En la actualidad el espacio del frontón se renta como estacionamiento.








La casa tiene profusa ornamentación en las cuatro fachadas, toda tallada en cantera queretana y cada uno de los vanos muestra un diseño diferente, con columnas lisas y entorchadas, estípites, peanas, veneras, hornacinas y rocallas. Abajo un detalle del ventanal norte que ilumina la doble altura del Hall, que además de cristal emplomado presenta un remate de arcos mixtilíneos, roleos, serlianas y rocallas como decoración.









La casa ha sido intervenida en varias ocasiones, modificando herrería y cancelería, pero conservando la construcción en buenas condiciones; una alteración notable fue el levantar las bardas cerca de cuatro metros y restituir las rejas a mayor altura. Desgraciadamente, la sección sur del terreno –la superficie de la cancha de pelota vasca, con un área de 450 m²– ha sido rentada (¿o vendida?) y ahora se utiliza como estacionamiento.





Puedes consultar más entradas relativas a la arquitectura y urbanización de Polanco al final de ésta página…

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar