miércoles, 12 de octubre de 2011

Emilio Castelar N° 135.







Una de las residencias representativas de la arquitectura que hizo memorable a Polanco, la casa marcada con el número 135 de la calle Emilio Castelar, es también un buen ejemplo de las transformaciones que han sufrido los inmuebles y el fraccionamiento. Abajo, en una toma oblicua de 1943, aparece el parque central de Chapultepec-Polanco y marcada en un círculo rojo la residencia Zajdman; la otra casa que se puede apreciar sobre Urbina y frente al parque es la residencia del licenciado Emilio Portes-Gil (destruida).



El terreno de 1,010 m² frente al parque del fraccionamiento Chapultepec-Polanco y en la esquina con la calle de La Fontaine, esta ocupado por una casa que se edificó durante 1942 para la señora Elke G. de Zajdman, con proyecto de “Construcciones Fuhrken” con la supervisión del ingeniero Manuel Kalachky. Arriba, una fotografía aérea fechada en 1945, en que aparece en un óvalo rojo la casa que se menciona; abajo y en una toma equivalente (Google-earth) pero de 2011, el mismo sitio frente al parque.


El proyecto de la Residencia Zajdman (familia inmigrante, dedicada al comercio y procedente de Polonia) estuvo a cargo del arquitecto Eduardo Fuhrken Meneses e incluye un vasto programa de cuatro niveles construidos, con cinco recámaras así como un frontón colocado contra la colindancia norte. Abajo, un fragmento del proyecto original (P. B.) de la casa.




La volumetría general del proyecto corresponde a los lineamientos del “Californiano” en boga en ese momento, con grandes paramentos aplanados, ventanas en arco y techumbres de dos y cuatro aguas, cubiertas con teja española. La fotografía de arriba, fue tomada en 1980, desde el islote frente a la casa.





La ornamentación de algunos de los vanos, tallada en cantera rosada (seguramente procedente de Querétaro), se concentra en la portada y algunas ventanas que reciben decorado de inspiración barroca; un magnífico ejemplo es la ventana/balcón de la escalera, que repite detalles de las portadillas de Cuadrante y Bautisterio en Santa Prisca de Taxco, con medallones, estípites y balaustres de lo que se ha dado en llamar “ultrabarroco.

Dice la doctora Elisa Vargas Lugo de esas portadas que: “al centro del entablamento y del frontón roto, emerge una poderosa guardamalleta que baja sobre la ornamentación del dintel y que en su centro aloja un medallón circular enmarcado con figuras como cuentas de rosario y dentículos”.







La portada principal orientada al sur, unifica el acceso con una gran ventana de recámara y un balconcillo del mirador del amplio torreón.

Los elementos ornamentales guardan gran similitud con los que adornan el acceso de la cada en la esquina de Luís G. Urbina equina con Eugenio Sué, edificada el mismo año y con diseño también de Fuhrken.







La casa se mantuvo habitada hasta la década de los ochenta, en que dados los cambios en el uso de suelo de la zona, pasó a ser ocupada por un nuevo proyecto de interiores denominado “Casa Mayor”, propuesta en que diversos diseñadores instalaban propuestas en cada uno de los espacios del inmueble.

A raíz de ese cambio, a la residencia se le retiraron parte de las rejas y jardines perimetrales para crear estacionamientos sobre Castelar, agregando también una nueva escalinata y marquesina al acceso.





Modificaciones lamentables al interior fueron la apertura de varios nuevos vanos que no coincidían con la distribución original así como la demolición de la chimenea y la loza principal en el “Hall” central, con el propósito de unificar el sótano a la múltiple altura. Con el fin de ampliar las superficies aprovechables, también se cegó el arco de acceso a la cochera y se techó el “frontón” (cancha para el juego de pelota Vasca).






Durante la última década, el inmueble ha alojado varios giros comerciales, siendo el de mayor permanencia el “Centro de diseño Alemán” y una casa del museo Vitra; la adición más reciente fue la remodelación del galerón del frontón para albergar un restaurante de especialidad japonesa, con proyecto a cargo de los arquitectos Miguel De la Torre y Gerardo Gómez Martínez.
La intervención mejoró sensiblemente las características espaciales del ámbito, además de que incluyó la reposición del piso del “hall” de la casa principal...






Puedes encontrar más entradas relacionadas con la arquitectura de Polanco al final de ésta página.

No hay comentarios:

Publicar un comentario