jueves, 12 de febrero de 2015

La casa Amaro / Izaguirre




Joaquín Amaro Domínguez fue Secretario de Guerra durante los períodos presidenciales de Plutarco Elías Calles, Emilio Portes Gil y Pascual Ortiz Rubio. Su labor al frente del Ejército Mexicano, de 1924 a 1931, culminó en un plan para la renovación de jefes y tropas surgidos de la Revolución y con el rediseño de los sistemas de enseñanza al interior de la institución. En 1933 sobre terrenos aledaños a la nueva “Colonia del Bosque de Chapultepec” que promovía el señor Cuevas Lacurain, edificó una casa siguiendo un proyecto del joven arquitecto Manuel Giraud; arriba, una recuperación de la casa Amaro en el N° 1 de la Calzada de la Exposición y junto a la que desde 1938 se desarrolló el fraccionamiento Chapultepec-Polanco.



Contados individuos en la historia moderna de nuestro país, teniendo enorme poder a su alcance, evitaron la tentación de tomarlo y ejercerlo. Joaquín Amaro, sin detentar la presidencia –tradicionalmente el cargo más importante en la esfera política--, convivió y resguardó la institución castrense, obteniendo en el proceso algunas atractivas sinecuras...



Durante la estancia del general Joaquín Amaro en el “Rancho de La Hormiga” (de 1925 a 1929 mientras fungía como Secretario de Guerra y Marina durante el gobierno del presidente Plutarco Elías Calles), edificó la Fábrica de Cartuchos en lo que había sido el Rancho de Coscoacoaco, así como los campos de polo (“Campo MARTE” a la manera de la explanada frente a la escuela militar de París) en tierras que antaño pertenecieran a la Hacienda de San Juan de Dios conocida como “Los Morales”. En ese período y por intermediación de José Álvarez, conoció al señor Alberto Cuevas Lascurain --heredero de parte de la “Hacienda de los Morales”--, y con quien entablaría una buena relación.



Desde 1923, don Alberto Cuevas Lascurain había intentado urbanizar y comercializar algunos terrenos de su propiedad en la sección sur-oriente de lo que había sido la hacienda de sus padres: “La antigua Hacienda de San Juan de Dios de los morales”; limitados al sur por el trazo de la antigua “avenida de la Fundición” (hoy Rubén Darío) y al poniente por la “Calzada del Paredón” (hoy Arquímedes) los terrenos de la “Colonia del Bosque de Chapultepec” habían sido un ensueño insostenible, ya que los terrenos tenían una enmarañada estipulación de usufructo ligado a las tierras federales de la “Casamata” por parte de la Secretaría de Guerra y Marina. Gracias a la buena relación de Lascurain con Amaro, el problema se solucionó en enero de 1925 y la nueva colonia se puso en venta desde el principio de ese mismo año.



Sabemos que desde 1928, el general Joaquín Amaro Dominguez encargó a un muy joven arquitecto Manuel Giraud el diseño de una nueva residencia en los terrenos de lo que entonces se llamaba fraccionamiento Chapultepec Campos Elíseos, anexo a la Colonia del Bosque de Chapultepec. La propiedad colindaba con el Río de los Morales y tenía acceso desde la “Calzada de la exposición” (que ya para 1929 se llamaría oficialmente prolongación del paseo de la Reforma) por una servidumbre sobre los terrenos que se mantendrían como parque frente al nuevo “Campo MARTE” (hoy parque Churchill).

La enorme propiedad incluía amplios jardines, caballerizas, picadero, muro de frontón (pelota vasca), una edificación separada para las dependencias de servicio y la casa propiamente dicha con poco más de 2,000 m² construidos.



Arriba, en una magnífica “toma oblicua” de la compañía Mexicana de Aerofoto fechada en 1931 y que mira hacia el Oriente, aparecen parte de los terrenos de lo que hoy conocemos como Polanco y donde sobresale la casa del general Amaro…

En primer plano (abajo) la zona donde se trazarían en 1937 las calles dedicadas a Julio Verne, Alejandro Dumas, Tennyson, Eugenio Sué, Aristóteles, Galileo y Temístocles; como referencia, la estrella roja (abajo derecha) marca el sitio donde hoy se levanta el Obelisco, en la intersección de Reforma, Campos Elíseos y Julio Verne. A la derecha, lo que entonces era la “Prolongación del Paseo de la Reforma” y los terrenos del Polo Club donde ahora está el Auditorio Nacional –terreno señalado con una estrella amarilla--.

Formando una diagonal que atraviesa la imagen, aparece el “Río de los Morales” que entubado dictó el trazo de la avenida Campos Elíseos; abajo a la derecha, aparece la “casa de compuertas” y su puente (círculo morado) desde donde se regulaba parte del caudal que llegaba hasta el Río del Consulado (hoy Circuito Bicentenario).

Las tres grandes residencias que entonces existían eran la Casa de la familia Cuevas (marcada en amarillo y con frente a la Calzada del paredón, que hoy conocemos como Arquímedes), terreno en el que hoy se encuentran el “Centro Asturiano” un par de casas y la torre que alberga la tienda “Organitec”; la casa de don Ramón Beteta (http://polancoayeryhoy.blogspot.mx/2011/04/hotel-presidente-chapultepec.html, marcada en naranja), donde hoy se alzan las torres de los hoteles Hyatt Regency e Intercontinental-Presidente; finalmente la casa del general Joaquín Amaro (marcada en rojo), donde hoy encontramos las calles de Andrés Bello y Jorge Elliot, así como los hoteles “W” y J.W. Mariott, las torres del “Condominio Presidente Reforma”, “Torre Forum” y otras ocho edificaciones…



Arriba y abajo, vistas de Google-maps de la zona de Chapultepec y Polanco en el año 2014. Como referencia, se ha marcado el lindero original de la casa Amaro/Izaguirre, edificada en 1928-29.



En 1957, se encomendó al escultor Humberto Peraza y Ojeda una escultura ecuestre que rindiera homenaje al general Amaro;. El bronce que homenajea a Amaro es una pieza de 4,5 m que se encuentra ahora sobre el Paseo de la Reforma y frente al Campo Marte, al otro lado de lo que fuera el jardín de la casa del General…



Puede encontrarse información más detallada en: http://grandescasasdemexico.blogspot.mx/2015/02/la-casa-amaro-izaguirre-en-polanco.html

Puedes encontrar más información sobre la arquitectura de Polanco y el Fraccionamiento en las entradas que aparecen al final de ésta página... ¡Ya hay más de ciento veinte!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada